lunes, 21 de mayo de 2012

Caymus 2003 y otros enemigos





En un intento de definir la enemistad recurro al material fotográfico y demás recuerdos que traje este año de Boston, MA.  Desafortunadamente este cuento pretende ser, ni más ni menos, mi catarsis personal y pienso que si lo dejo por escrito en estos foros nobles igual un día se me perdonará lo que hice por puro gusto e impulso.

Horas antes de coger el avión de vuelta, persona mía muy querida se quiere despedir de mí llevándome a un restaurante fabuloso, conocido por sus carnes exquisitas pero sobre todo por su carta espectacular de vinos. Las despedidas suelen ser odiosas y a la vez esconden algo enigmático, incluso morboso; dichos acontecimientos suelen transcurrir en un escenario específico, por lo tanto premeditado, y allí uno se tiene que portar.

-Come y calla, preciosa, brinda como un payaso levantando tu copa y sin que te tiemble la mano, sonríe y dime que el vino te encanta, sin que se te escape ningún lagrimón.

Un ambiente que está a la altura de la ocasión, todavía es pronto para cenar, pero me amoldo a los hábitos estadounidenses que te hacen cenar a las 7pm (de la tarde) y te mandan a la cama a las 9pm (de la noche). Una sala amplia, tan amplia que te hace sentir en vez de cliente exclusivo, persona sola y desamparada. Unos cuantos salones que no los separan paredes si no expositores altos de cristal, detrás de ellos innumerables botellas de vino tumbadas, reposando de una forma acordemente pretenciosa, sobre estanterías de madera. 





Un simpático maître de sala se nos acerca y nos señala nuestra mesa para dos, pegada a una cristalera que detrás de ella se despliega una vista maravillosa. Estamos en la parte sur de la ciudad, se ve la bahía y el desemboque del río Charles, el aeropuerto Logan y un parque de atracciones que eclipsa como espectáculo los aterrizajes y despegues  continuos de los aviones que vienen y se van.


-Cómo están hoy, señores.

Cómo quieres que estemos, pues tristes, estamos tristes y venimos a celebrarlo aquí, ¿qué te parece?

-Les apetece un aperitivo, un dry martini quizá, con unas ostras bluebay.

Mi acompañante se anima y yo me hundo en mi sillón, me quedo mirando los aviones en un intento de evitar al maître simpático y a la vez los reflejos de las luces del parque de atracciones que casi me deslumbran.

-I would have an albariño, gracias. Y mi hermano me mira con una sonrisa .
El maître sonríe también, pero él no me conoce.
Albariño para la niña pues y vienen las ostras y el martini, luego unos calamares con salsa agridulce y un buen plato de patas de king crabs, unos cangrejos bastante sabrosos la verdad, de Alaska. Clavo mi mirada en el ketchup y un botecito de tabasco que están en medio de la bandeja de las ostras, no es verdad, dime que no es verdad ¡también les echan ketchup a las ostras….!

La situación me supera, busco al maître simpático para pedirle una copa más de vino pero el ya no está, ahora viene el que se va a ocupar de sugerirnos el segundo y el respectivo vino.

Hay más personal que clientes, hay más botellas de vino que almas ambulantes, más copas de vino vacías por todo el local que luces que deslumbran. Me siento atrapada y el contexto me hace querer coger el próximo avión que se vaya a despegar del Logan.

La tarde transcurre simpática, es que no encuentro otra palabra que todavía tengo la cara del maître clavada en mi cabeza, y mi hermano hace lo mejor para que la despedida no sea despedida.
Nos cambian los platos, retiran la bandeja con los hielos de las ostras y el ketchup, nos cambian las copas y aparece el segundo maître y detrás el sommelier. Me emociono. Pedimos dos entrecots poco hechos con guarnición de espárragos trigueros y unas cáscaras de cebolla rebozadas y así el segundo maître desaparece feliz, muy feliz por habernos conocido a mi hermano y a mi, por haber tenido la oportunidad de atendernos. (fueron sus propias palabras, aquí transcritas y traducidas al castellano)
Llega el sommelier, joven, muy joven, y cargado con un libro pesado.
La carta de los vinos, señores. Mi compañero me ha comunicado que van a tomar nuestro entrecot envuelto en grano de café colombiano molido y sal gorda a la brasa así que déjeme sugerir el vino que pueda acompañar perfectamente su elección.

Le miro y me entrar ganas de reír, verás, que nos traerá también el bote del ketchup para acompañar las carnes.

-Mi hermana elige el vino, gracias, dice mi hermano y el sommelier-cara ketchup me entrega la carta-enciclopedia de vinos.

Me callo. Voy pasando las páginas, los vinos se clasifican por países, localidades, pagos y chateaux, por vintages, cepages, coupages y blends. 

Términos que se diluyen tanto a la hora de repasar la infinita carta. En un intento de centrarme busco ¨Spain¨ y para sentirme más cómoda voy barajando la posibilidad de pedir un vino español. Aalto, Abadía Retuerta, Pingus, Pesquera, Vega Sicilia (of course), Muga, Alvaro Palacios, Clos Mogador, El Nido¨Clio¨, Mustiguillo, Numanthia y más, muchos más. Veo borroso y no me decido y el sommelier coge la carta de mis manos y me pregunta si quiero catar un buen Cabernet Sauvignon de Napa.

-No lo dudes, le digo y ya se me borra la sonrisa pícara referente al ketchup.

Caymus Special Selection 2003, miss. Indudablemente una buena elección, déjeme traerle la botella y lo vemos juntos.

Nerviosa, estoy nerviosa porque son las últimas horas que paso con mi hermano, en breve me tendré que ir y ya no le veo hasta el año que viene. Y ese sommelier que pretende regar los momentos personales de sus clientes desolados con vinos que hacen de pared en ese célebre restaurante.

Viene el sommelier, trae la botella del Caymus envuelta en una toalla negra, lo inclina suavemente y nos lo presenta, etiqueta, contraetiqueta. A continuación trae el decantador, descorcha, lo decanta y en 20 minutos aproximadamente vuelve para servírnoslo, dejando el corcho encima de nuestra mesa. Llega la carne, la cebolla rebozada y un par de guarniciones más. Imposible, imposible centrarme, me es imposible disfrutar, estoy llena. 


La carne está espectacular. Pruebo sólo un poquito; por fuera crujiente, no sabe a café, pero si te deja un último regusto plácidamente amargo al final. Las cebollas están, pues, curiosas. Saben a aros de cebolla frita pero lo que hacen de verdad es potenciar el aspecto de nuestra mesa para dos; un par de hermanos que hacen un esfuerzo para despedirse dignamente, unos chuletones exquisitos, las cebollas apiladas, y ese Caymus 2003.

Me cuesta masticar, es el escenario perfecto pero me cuesta vivir el momento, de hecho apenas traigo recuerdos organolépticos. Más me impacta el contexto, las maneras, el ketchup, el cara-ketchup y el maître simpático que el propio acontecimiento, que ya iba cogiendo cuerpo y color. 


Puedo, no puedo. Ahora sí, un bocado más y un poco de vino, el Caymus que hace que el sommelier se venga a nuestra mesa cada dos por tres para preguntarnos qué tal ese maridaje.
-Armonioso, señores, eso es, ¡armonioso! Tan carnoso con taninos intelectualmente desarrollados, piensen antes de sentir y luego sientan sin forzarlo. 
No lo se, mi inglés es suficiente para entender pero la exaltación del sommelier me hace dudar. Mi hermano se lo está pasando bomba, entre el espectáculo del personal y mi cara de circunstancia.
Desde luego el vino está riquísimo. Rico, palabra pobre la verdad para definir algo que tan intensamente recuerdo. Recuerdo unos aromas no tan evidentes para ser un Cabernet, pero cierto es que de la Cabernet de Napa no tengo muchas referencias. Si que detecto unos aromas muy herbáceos, eneldo y ¿eucalipto? En boca cremoso, moka y café, intenso y yo apenas salivando. Sorprendente, muy cálido y envolvente, apenas tánico. Mi hermano está muy contento también, me cuenta que es uno de los mejores Cabernet californianos, y que es una bodega familiar que ha progresado mucho las dos últimas décadas. La primera añada comercializada fue la del 1972 y actualmente tienen una producción bastante limitada.
Me sorprende su color. Rojo ladrillo con un ribete flotante, destellos intensos teja. Miro detenidamente el mantel, la sombra del vino sobre el fondo blanco y me es reconfortable oír la voz de mi hermano contándome el cómo llegó a conocer este sitio y hablándome de otros buenos vinos que había probado en esa misma sala.

No quiero postre y tampoco he podido acabar mi entrecot. Me tomo una última copa del vino y quiero que nos vayamos ya, tengo que preparar mi maleta y despedirme, ahora de verdad, despedirme de mi hermano.  Por nuestra mesa pasean todos, el maître simpático, el segundo maître y el sommelier, un par de camareros más que se ocupan de despejar nuestra mesa.

Un placer, un placer de verdad. Sonrío y me quedo atrás, estoy colocando bien mi bolso y un par de bolsas de la compra que habíamos hecho antes de cenar. No se que me está pasando pero estoy al punto de hacer algo bastante malo.

Volvemos a casa, estoy nerviosa, a mi hermano le tengo algo que confesar.

-Oye, sabes que he hecho algo y te lo tengo que contar.
-He robado la carta de Del Frisco´s.

Mi hermano se queda callado y sin decirme nada se va a la otra habitación. Vuelve.

-Dímelo, se la pedimos y nos la dan seguro. ¡Has robado la carta! Y empieza a reírse…

Ya estoy de vuelta. Casi tres meses después, el recuerdo del Caymus 2003 lo tengo ahí, repaso las fotos y de vez en cuando su carta amplia de vinos. Pero la historia de ese vino no termina aquí.

A las dos semanas después de mi vuelta, llega a mi casa una carta. Sin remitente, solamente ponía el sello de EEUU, y la localidad, Boston MA.
Subo a mi casa y abro el sobre. Me encuentro con una carta de Del Frisco´s.
Enseguida pienso que ¨me han pillado¨, y antes de empezar a leerla pienso llamar a mi hermano.
Abro la carta y leo un breve agradecimiento del maître simpático, sin más, que fue un placer conocerme y que espera que vuelva pronto a Boston y a su restaurante. No se si fue casualidad, desde luego mi hermano ha estado en ese restaurante muchas veces pero nunca le escribieron una carta. 

También cierto es que rellené un pequeño formulario con mis datos, entre ellos mi dirección, para recibir información de las promociones de Del Friscos. 


Creo que me gané un enemigo más, ese Caymus me incitó a hurtar. Y el maître simpático se llama Kevin.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Ya no escribes más?